• Sin categoría
  • 3

¿Cómo dices que me examino?

Los exámenes son una parte divertidísima del erasmus. Ahh, ¿qué no pensáis lo mismo? Eso será porque no estáis en Rumanía…

Se acercan los exámenes y los niveles de surrealismo se están elevando a la enésima potencia. Cada asignatura y cada profesor es un mundo y cuando creo que entiendo qué es lo que tengo que hacer, ¡TACHÁN, el profesor no esperaba eso! Pero bueno, voy a empezar por el principio y explicar por qué estoy un poco… un poco… ¿cómo decirlo?… ¡QUEMADITA!

Hará un par de meses, el profesor de la asignatura de ADICCIONES me dijo que sólo tenía que escribir un trabajo de algo más de 7 páginas (en inglés) titulado “Prostitution and drugs in Spain; politics and services” y presentarlo en clase el día 10 de mayo.

Pues bien, redacté un trabajo de 14 páginas lleno de referencias a organismos oficiales y me preparé el PowerPoint más chulo que he hecho nunca para presentarlo en clase.

¿Y qué pasó?
Llegué el día 10 a la facultad a entregar el trabajo y el profesor me miró con cara de póker y me dijo:
You don´t have to give it to me today! You have to improve it after your presentation because probably it´s not good
Muchas gracias, querido profesor, por dar por hecho que lo he hecho mal antes siquiera de echarle un vistazo – pensé.

Pero bueno, no pasa nada, me dije. Es guay que te corrijan y poder mejorar las cosas. Así que con una sonrisa de oreja a oreja fui a la clase a presentarlo. Expliqué la situación legal de la prostitución en España, los discursos existentes para abordarla (normalización, regularización, abolición, prohibicionismo…) y los servicios públicos y privados existentes. Y con las drogas seguí la misma estructura y además puse uno de esos anuncios de FAD que te hacen no querer volver a tocar una copa en tu vida.

Tras acabar mi retahíla, me quedé de pie y le dirigí la mejor sonrisa al profesor (nos decía la nota de la presentación en el momento). Y entonces, con cara irónica me miró y me dijo:
I think you misunderstood your paper. You had to write about drug addicts who become prostitutes and prostitutes who attract clients by drugs. You have to tell me the situation in Spain. And I want to know your opinion.

¿De verdad me está pidiendo que haga un trabajo sobre eso?, ¿y que dé mi opinión? ¡Oh, dios mío, chorrada al canto! Pues veamos… ¿Drogadictas que se convierten en prostitutas? Pues hombre, haber hay, pero no es que sea lo más habitual dentro de la prostitución ni el problema principal. ¿O prefieres que te hable de “las bolserillas”? Esas chicas jóvenes que van por “los locales de moda” chupando lo que haga falta para conseguir una raya. Digamos que… ¡No quiero hablar de eso! Bastante decepcionada estoy con mi generación, como para encima resarcirme. Y, ¿putas que atraen a los clientes mediante drogas?, que yo sepa en España el que quiere droga, las pilla; y el que quiere putas, se va a un puticlub o llama por teléfono a cualquiera de esos números que aparecen en todos los periódicos (excepto Público, por razones que no comparto del todo). Y santas pascuas. Que puede que haya drogas en los puticlubs, pues sí, puede que sí. Pero el cliente habitual no se va de putas para conseguir drogas, se va de putas porque quiere echar un polvo.

Total, después de hablar un ratito con el profesor para entender bien lo que quería, “me explicó”, más o menos, que todas las putas son putas porque necesitan dinero para drogas o porque tienen algún problema de ese tipo (primera noticia que tengo). Y que quería que le contase la situación en España porque sabía que teníamos un gran problema con la prostitución y la drogadicción. Ehhh… Mejor dejémoslo estar, ¿no? Menos mal que después lo arregló todo, cuando continuó con la clase y dijo que era genial que las mujeres fueran tan románticas y enamoradizas porque así los hombres, que son los que saben, pueden manejar bien las relaciones y dirigir las familias. Os juro que me han entrado unas ganas de enviarle de paseo sinmaletas… Pero bueno; PAZ y AMOR, que dirían los hippies.

Pero es que lo fuerte es que este es sólo un ejemplo. Al día siguiente, por poneros otro caso, nos anunciaron que tenemos examen de TRABAJO SOCIAL CON DISCAPACITADOS la semana que viene (es decir, con 7 días de antelación, nada más y nada menos). Y como sólo éramos tres personas (el resto de la clase son de otro curso y se lo hacen otro día), pues lo vamos a hacer oral. Les pregunté a mis compañeros si era normal que se avisase con tan poco tiempo y me dijeron; “We have an entire week!“, como si les sobrasen incluso 6 de los 7 días (días que parece que sobran de verdad, como ya vi que le sobraron a mi compi de piso cuando tuvo un examen de estadística para el que estudió la noche antes y sacó buena nota). No sé, será que yo soy muy cateta y suelo necesitar más tiempo de preaviso (o quizá sea que me han dado la materia en rumano y tengo que traducirla a español e inglés para poder entenderlo y poder contarlo en el examen).

¿Alguien entiende esto? Yo me lo estoy intentando tomar a risa, ¿y vosotros?

Seguiré contando las próximas aventuras, que seguro que las hay, en Twitter.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Sara dice:

    Ay Flower! Se te ha ido el power de la ortografía con esto de manejar 3 idiomas a la vez! jajajjajajaja “Que puede que halla drogas en los puticlubs” ¿quién las hallará?

    besos!

  2. ruben dice:

    haber explicado el problema de la prostitución desde la perspectiva marxista y le fundes ;).
    Yo pensaba irme de Erasmus a Cluj con sociología pero no pase la prueba de ingles xDD.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *