ESTUDIAR EN PARÍS: PRIMERAS IMPRESIONES

VIDA UNIVERSITARIA

Mi universidad, Cergy-Pontoise, se encuentra al oeste de París. La vida universitaria es incesante. Gran variedad de asociaciones se encargan de realizar actividades, espectáculos y excursiones todos los fines de semana y tienen una alta participación. A mes de octubre he experimentado ya seis “welcome week”, cuando no es una universidad es otra… así que no te preocupes, conocerás gente de todos los rincones del mundo!

.

.

MI EXPERIENCIA- ÉSPÉ, ACADEMIA DE VERSAILLES

Francia, un país que tenemos justo al lado, pero cuyo sistema educativo universitario dista bastante del nuestro. Como Erasmus, lo más probable es que el nivel que vayas a estudiar no se corresponda con el que llevas en tu universidad española.

En mi caso, estudiante de tercero de carrera, me encuentro en segundo de master rodeada de gente que ya trabaja como profesor y que compagina dicha profesión con los estudios. En este sentido, las clases son muy útiles y prácticas, ya que están focalizadas completamente en la finalidad laboral.

El campus de mi facultad se encuentra en Saint Germain-en-Laye, un pueblo muy pintoresco que permite estudiar en plena naturaleza. Un gran punto a favor de París, pues a pesar de ser una grandísima ciudad es fácil encontrar lugares de relax.

.

.

HORARIOS 

En cuanto a los horarios ya es otro cantar. Las clases comienzan a las 8 y ni se te ocurra llegar tarde ni 2 minutos.

Suele haber clase 3 o 4 días por semana pero bastante intensos, mañana y tarde.

Por lo tanto, como la mayoría de franceses, toca comer en el restaurante de la facultad. Por suerte, el menú es económico y la calidad bastante buena.

.

.

METODOLOGÍA

Los deberes escritos no están muy bien vistos aquí, por lo que la metodología suele girar en torno a trabajos y exposiciones.

Lo que más me ha llamado la atención y, a la vez, lo que más aprecio podría decirse que es el “espíritu revolucionario” que tanto caracteriza a los franceses. No tienen reparo en contradecir al profesor y en exponer sus discrepancias. Lo que hace conocer diferentes puntos de vista y que las clases sean totalmente dialogadas y participativas, algo a lo que, francamente, no estoy acostumbrada pero me encanta.

Este es mi día a día ¡Hasta la próxima!

Deja tu opinión