Las despedidas erasmus

 

Tarde o temprano siempre llegan las despedidas. Todo se acaba, todo finaliza, es un ciclo continuo…

Algunos de los que llegaron en septiembre junto a mí ya se tienen que marchar de vuelta. Para ellos se acaba el sueño erasmus; por motivos de universidad sobre todo. Muchas universidades no te dejan hacer todo el curso académico, simplemente el primer cuatrimestre o solo el segundo; aunque desconozco las razones de que sea así. Ya me informaré.

Yo ya he vivido muchas despedidas erasmus el año pasado al estar en la asociación de erasmus ESN Granada. Quieras o no, duele. Es inevitable, todos esos amigos con los que compartes mucho más que solo fiesta y diversión. Compartes amargura, conversaciones, miedos, curiosidades, aprendizaje, crecimiento, actividades, partidos.. Y muchas más cosas. Muchos los conoces desde el primer momento que llegas a tu ciudad erasmus, otros a lo mejor más tarde (pero no menos importantes). Esa confianza y esa complicidad desde el principio es lo que hace especial las amistades del erasmus. Amistades que probablemente duren mucho tiempo, más que algunas de tu propia ciudad.

 

Logras encontrar a hermanos, hermanas… Familia erasmus. Siempre pasa, en mi caso he conocido a Federico, mi hermano italiano. El segundo cuatrimestre se va a Trieste para seguir su Laurea Magistrale. Con él, por ejemplo hemos creado tradiciones, comidas como el ¨venerdi pollo¨ o el ¨sabato pizza¨. Es una caca todo esto, pero las despedidas son lo que lo hace especial, y lo que hace que lo valores de corazón. Ya no sé cómo podré vivir sin Fede en Padova, lloro jajajaj 🙁

 

 

Hasta que nos volvamos a encontrar. Todos quedaréis en el recuerdo y en el corazón queridos compañeros, este pequeño post va por vosotros.

 

 

Gracias a @sinmaletashttp://www.sinmaletas.com/ por hacer esto posible, os recomiendo visitar la página

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *