Fiesta en Noruega: ritual Erasmus en Trondheim

Bueno, me toca estrenar el blog de embajadores este año, y qué mejor manera que empezar respondiendo a lo que a todos nos interesa… ¿cómo es la fiesta por aquí?

Bien, pues todo empieza un jueves con un autobús a Suecia, bendito autobús de los jueves, a las 4:30 y no, no para ir de turismo, para ir de compras. Bueno, para ser exactos todo empieza antes del martes, con una llamada telefónica y un pedido de 1303847322383489732 litros de Crocodile, y algunas que otras botellas de vino y ginebra, y sí, para los que todavía no os lo creáis, merece la pena la excursión. Para las 9-9:30, habiendo pasado por casa y por el congelador, puedes empezar con unas cervezas; hace un mes nos atrevíamos a tomarlas en la calle, pero ya sin sol… digamos que todavía no somos tan vikingos. Sobre las 11, o algo antes, y después de que alguien se haya acercado varias veces a decirte “5 minutes to go”, coges el bus caminito de la disco, preferiblemente la que ese día tenga la cerveza a 25NOK, véase WildSide, que es un verdadero chollo, y sino que se lo pregunten a más de uno que ha llegado a pagar 180 por cerveza y chupito, Welcome to Norway.

 

14087477_10210180454818391_1122269387_o

En fin, la fiesta por aquí muy cómoda (buena elección la de hace dos meses de dejar los tacones en casa, teniendo en cuenta la vuelta a la residencia de 45min y cuesta arriba), divertida, si tienes intención de hacer amigos nativos, tu mejor opción es la discoteca, y siempre pensando en poder aprovechar el día de mañana: la música en las discotecas acaba a las 2:30-3:00, (¡qué considerados estos noruegos!). A eso le siguen recenas de pizza, queso y salchichón. Entenderéis ahora lo bien que nos viene que el transporte público sea mucho más caro en horario nocturno.

 

Deja tu opinión