0. De cómo empezó todo

Tres meses a mis espaldas, mucha gente nueva y miles de historias que contar sin saber por cual empezar.

Lo mejor será decir quién soy y como empezó esta increíble aventura, mi nombre es Inés, tengo 20 años, nací en tierras asturianas y mi domicilio habitual se encuentra en Pedreña, un pueblo muy cercano a Santander, donde estudio Administración y Dirección de Empresas (quien vale, vale y quien no… ahorrároslo, de verdad, no tenéis ni idea de las veces que me lo han dicho).

Afortunadamente estoy de Erasmus en Varsovia, Polonia. Una ciudad de la que estoy encantada. Muchos dirán que no tiene mucho para ver o que es demasiado grande, para mí será mi ciudad Erasmus y de la que acabaré enamorada hasta las trancas.

Que sí, que estando lejos echamos de menos España, pero ¿qué esperamos? ¿si cuando no tenemos algo lo echamos de menos y cuando lo tenemos, echamos de menos lo otro? Con esto quiero decir que el mejor consejo que te puedo dar como una novata en esto del Erasmus es que aproveches el tiempo. Te presentarán a mucha gente, saca tiempo para conocerla. Practica, practica y vuelve a practicar el idioma que has ido a aprender, luego será tarde. Sal a la calle a conocer cada rincón de la ciudad, llueva, haga frío o esté cayendo una nevada histórica. No tengas vergüenza, no sirve de nada, y tranquilo, si la tienes se esfumará a lo largo de los primeros días allí. Puede que esté siendo pesada pero el tiempo se te escapará de las manos, te lo dice una que no se cree que hayan pasado tres meses.

Ahora sí, un poco del comienzo.

Me voy a saltar todo eso del querido papeleo interminable y desquiciante que hemos tenido que pasar todos… y me centraré en la famosa pregunta que mi familia y amigos me hicieron, ¿por qué Polonia? Para mí está claro, que sea más barato que España es una gran ventaja, unido a esto, la posibilidad de viajar, no solo por el precio del transporte, sino por la estratégica situación de Varsovia. Hablando de viajes, en tres meses ya he visitado 5 países: Suecia, República Checa, Austria, Eslovaquia y por supuesto, Polonia. No está mal, ¿no?. Sigamos, porque no decirlo.. el nivel académico, habrá excepciones pero a la mayoría de nosotros nos dan un trato Erasmus… ya me entendéis. Que no significa que no hagamos nada, nuestros trabajos y presentaciones tenemos.

Tema a parte el frío, Polonia sinónimo de frío… discrepo. Por ahora no he pasado un frío polar como decían. Ya veremos en enero o febrero y os iré contando. Y muy orgullosa puedo decir que he visto nevar por primera vez, y fue una señora nevada.

Tema becas. No creo que tenga que decir mucho, todos estamos al tanto de las actuaciones de nuestro querido y amado Wert.
Por ello, hay que saber buscarse un poco la vida e investigar sobre otras posibles becas, y aquí estoy, gracias a la beca Erasmus Sin Maletas estoy viviendo mi experiencia Erasmus Sin Maletas en Varsovia.

Inciso importante, ahora Sin Maletas está convocando otros concursos para repartir becas de 30 euros, se renuevan cada 15 días y las temáticas van variando. No pierdes nada y ganas un pico.

Creo que ya toca hablar de los primeros días.

Cuando bajé del avión, a día 25 de septiembre, me temblaban las piernas, no me lo creía, había llegado a mi destino y solo podía coger con ganas eso que estaba a punto de empezar. Un puntazo que Sin Maletas me trajera mis  40 kilos de ropa y efectos personales y sobre todo que estuvieran las dos maletas, que llegaron en perfecto estado, en el suelo de mi habitación al llegar a aquella desolada residencia.

Sí amigos, tuve la suerte de que me asignaran una residencia en Varsovia. Y no solo eso, la residencia es decente, y esto no acaba aquí, mi habitación es individual y comparto baño y cocina con solo una chica, tema a parte que no limpie mucho y tenga que dejarle notitas para que recoja y limpie, siempre acompañadas con una sonrisa dibujada.

Todo empezó de manera inmejorable, antes de llegar me asignaron a una mentora, os recomiendo que la solicitéis, es la mejor decisión que he tomado desde hace mucho. Ella me esperaba en el aeropuerto y a pesar de la hora y media de retraso que tuvo el vuelo ella seguía allí. Por cierto, el vuelo venía de Londres, donde junto con otros chicos y chicas de Santander y alrededores tuvimos que hacer una escala de 13 horas durante la noche. Total, Marta, mi mentora me acompañó a la residencia y habló con el recepcionista, menos mal que estaba ella porque el tío no hablaba nada de inglés.

Esto es todo por hoy en cuanto a mi antes del Erasmus y las primeras horas en suelo polaco, ahora toca hablar del proyecto con el que gané este concurso.

Spain VS Poland es uno de los dos proyectos ganadores. Lo que quiero es comparar en todos los aspectos posibles a los polacos y a los españoles. La batalla se divide en retos y por aquí ya hemos empezado, pronto saldrán a la luz los videos y los ganadores. La idea es que todos aportemos ideas y nuevos retos, y por supuesto sugerencias o cambios. ¿Estuviste de Erasmus en Polonia y te has quedado con ganas de más? ¿Estás ahora y quieres unirte a los retos? ¿Tienes ideas? Ni lo dudes, deja un comentario y te contestaré lo más rápido que pueda.

Os dejo maneras de contactar conmigo:

Facebook  https://www.facebook.com/ines.perezdelmolino

Twitter https://twitter.com/IPerezdelMolino

Instagram  http://instagram.com/iperezdelmolino

Y por supuesto dejando comentarios en mis entradas aquí en el blog o en la página de Erasmus Sin Maletas de facebook.

Ines Pérez del Molino

Inés está haciendo el Erasmus y sin maletas en Varsovia

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *