Tour por Transilvania

Ignorando un poco el hecho de que el erasmus se ha acabado, os presento el viaje familiar en el que estoy inmersa durante 17 días. Quizá a alguno le sirva si se anima a visitar Rumanía.

Cluj-Napoca (4 días); En mi ciudad natal de adopción hay mil posibilidades. Bueno, vale, mil no hay, pero tenemos el Museo de la Farmacia (con polvitos de momia), las vistas desde Belvedere (en lo alto de una montaña, con chiringuito incluido), el Museo Etnológico, el Museo de Arte, el Parque Central, el Jardín Botánico, los edificios espejo, la Piata Unirii y tres bares por cada esquina (o más). Además a una hora en autobús se encuentra Turda, un pueblecito muy mono donde hay una de las minas de sal más espectaculares del mundo.

Tîrgu Mures (1 día); Es una pequeña ciudad con una historia ensangrentada por lo enfrentamientos húngaro-rumanos. Por lo visto tiene una ciudadela pequeñita pero muy cuca que no pudimos ver y que alberga el Museo de la ciudad. Pero lo mejor, sin duda, es el Palacio de la Cultura, un gran edificio en el centro de la ciudad de estilo modernista, muy pegadito a la oficina de turismo y a la plaza Trandafirilor.

Sighi?oara (2 días); Es la única ciudadela de Europa habitada en su totalidad. Pasear por allí es un placer (si no llueve, claro) y podéis ver la increíble Torre del Reloj y el cementerio alemán, que se encuentra en lo alto de la colina y al que se accede por una larga escalera cubierta.

Alba Iulia (1 día); Lo más interesante de Alba Iulia es el doble amurallamiento que protege la ciudadela. En sí eta no es tan imponente, pero el paisaje que se ve desde sus murallas sí que lo es, ya que hay una panorámica de los Alpes Transilvanos. Además hay una ancha calle llena de terraza y chiringuitos en la que te sientes como si estuvieras en la costa del Sol.

Sibiu (2 días); La que fue Capital Europea de la Cultura 2007 es una de las más visitadas ciudades de Rumanía. Y no es de extrañar, pues su centro histórico, compuesto por tres plazas, es todo peatonal y está completamente restaurado (y sin los cables de la luz por fuera, como acostumbra en Rumanía). Se puede subir a tres torres desde las que ver una panorámica de la ciudad y, en una de ellas, hay una preciosa exposición de fotos de Robert Capa.

Bra?ov (3 días); Esta ciudad se encuentra ubicada entre montañas y ese es uno de sus principales atractivos, ya que desde el centro histórico puedes ver los enormes bosques que rodean el lugar (así como el nombre de la ciudad escrito con letras hollywoodienses en el monte Tampa). Además tiene una de las calles más estrechas de Europa y un montón de callecitas llenas de encanto que rodean la plaza Sfatului. También se debe visitar la Iglesia Negra y las torres Blanca y Negra.

Bucure?ti (4 días); Pese a que recientemente haya sido nombrada la capital más fea de Europa, Bucarest, en mi opinión, es una ciudad llena de encanto. No diré mucho más porque ya lo conté casi todo en este otro post, pero sí que recomiendo una y otra vez que la visitéis.

¡Visitad Rumanía sinmaletas! O, por lo menos, reíros de nosotras por porque no hace más que llover y apenas podemos disfrutar del paisaje.

Deja tu opinión