Volver a casa

Anoche a eso de las dos y pico de la madrugada pisé suelo madrileño. La sensación fue extraña y no del todo agradable (pues se me cayó el mundo encima por un par de horas), pero dormir toda la noche con tu gato ronroneándote al lado cura un poco las heridas.

¿Qué hay después del erasmus?

Después del erasmus, aunque parezca imposible, hay vida. Estar con tus amigos de siempre, vivir en tu casa, que la comida se prepare sola (mamá, es una broma, a partir de ahora voy a ayudar mucho más)… son algunas de las ventajas de dejar el paraíso internacional .

¿Qué sientes al llegar a casa?

Extrañeza. Todo parece que haya quedado parado en el tiempo durante meses. Sientes como si el erasmus hubiese sido una especie de sueño extraño que sólo tú recuerdas. Y, cuando te preguntan, de alguna forma te parece que estuvieras hablando de una película en lugar de tu propia vida. Aunque, claro, supongo que también esto es el shock al llegar a casa y en unos días se me pasará y empezaré a darme cuenta de todo lo que ha significado vivir en el extranjero.

¿Qué soluciones propongo para superar el post-erasmus?

Revisar las fotos. Elegir, imprimir y hacer un álbum puede ser una de las formas más bonitas y mejores de terminar tu erasmus. De esta forma tienes tiempo para asentar un poco esos meses a matacaballo que has vivido. Se te ofrece la oportunidad de analizar cada momento y vivirlo un poquito de nuevo. Además, es una manera genial de tener un documento material de lo vivido. Seguramente me ponga a hacer el mío en agosto. Pienso llenarlo de notas a pie de página y pequeños dibujos y anécdotas.

Para concluir, el momento de deshacer los maletoncios que me han llegado por sinmaletas va a ser también muy importante. Poner todas las cosas que he tenido en Cluj en mi cuarto de Madrid va a ser un modo de integrarme yo también en esta ciudad que dejé hace meses.

¡Nos vemos en TWITTER!

Deja tu opinión