¿De dónde viene la pizza y la pasta? La bella vita Erasmus

0 comments
¿De dónde viene la pizza y la pasta? La bella vita Erasmus

Estudiando y preparando exámenes, siempre se te ocurren las preguntas más estúpidas y rebuscadas. Viva el erasmus.

 

La mente es muy mala, las ideas y la creatividad siempre fluye cuando no debe. Siempre me salen cuestiones, proyectos, preguntas, ideas, inspiración e infinidad de inventos cuando debo de estudiar, o concentrarme para algo en concreto. Y más si es un exámen. En este caso debo de preparar 3 exámenes, no solo 1. La settimana del 25 gennaio é la settimana della morte.

Se me ha ocurrido preguntarme por los orígenes de la pasta y de la pizza a mis compañeros de piso, los cuales no tienen ni idea. Los orígenes de estos elementos pertenecientes a la grandiosa gastronomía italiana. Así que me ha tocado investigar por mi parte:

 

  • Pasta: La cuestión no es clara, su origen es demasiado antiguo y hay comidas similares en varias culturas diferentes a lo largo de toda la historia. Hay muchísimas teorías alrededor de la pasta, alguna que otra atribuida a Marco Polo (siglo XIII). Se dice que este la introdujo después de su vuelta de China, influenciado por la gastronomía del lugar. Otros investigadores se decantan por que la pasta ya existía en civilizaciones más antiguas que de aquel entonces, solo que de una manera u otra ha ido evolucionando junto con la elaboración y machaque de cereales. También se encuentran referencias en la antigua Roma sobre una versión antigua de la ‘lasagna‘ que conocemos hoy en día. Los propios romanos tenían utensilios para la elaboración de esta. Todo fue evolucionando con la historia, sea en nombres y formas. Y adivinad dónde abrió la primera fábrica oficial de pasta italiana… ¡¡¡EN VENECIA, AÑO 1740!!!

 

¿Qué pienso yo? Es una mezcla de ambas teorías. Las mezclas siempre desembocan en perfección. Y la pasta lo es, por eso la como casi cada dia JAJAJAJAJA 😛

 

  • Pizza: Realmente se puede ver como una especie de pan, solo que decorado de cierta manera. Asi que el orígen se podría remontar a la antigua Grecia, o incluso más antes. Eso si, vista como ‘pizza moderna’, se puede decir que sus orígenes están en Nápoles, entre la gente más humilde y pobre existente que había en el siglo XVII. La pizzería napolitana Port’Alba (se traduciría como: puerta blanca) es considerada como la primera pizzería del mundo, empezando en el 1738. A partir de ahí fue extendiéndose poquito a poquito y evolucionando; aunque por parte de los más tradicionales se consideran solo verdaderas la pizza ‘marinara‘ y la ‘margherita‘. La pizza se ha convertido en una de las comidas internacionales más conocidas y frecuentadas en todo el mundo (junto a la hamburguesa).

 

pasta_pizza_italiana_erasmus_en_italia

Instagram: @MisterMica_

 

En conclusión, he podido ver que realmente podría habérmelo imaginado antes de investigar nada. Simplemente son productos súper básicos, ambas cosas se basan en cereales, solo que tienen diversa elaboración. Y el uso de cereales vino con la agricultura, cosa que ya si que es más antigua aún. El error ha sido verlo desde ojos modernos. Y bueno, eso ha sido todo por esta semana. La semana que viene volveré con más miedo y preguntas absurdas. Deseadme suerte.

 

 

PD: No olvidéis pasaros por la página de @SinMaletas , si eres erasmus, te lo aconsejo ya que es una página súper interesante 😉


¡Mamá, tengo morriña!

0 comments

La vida Erasmus te deja muy poco tiempo para pensar  en tu vida habitual, la que existe más allá de esta burbuja llamada Erasmus. Sin embargo, el whatsapp, el facebook, skype y demás herramientas de comunicación, te hacen estar al tanto de todo aquello que acontece en tu ciudad. Y probablemente sea por eso, a pesar de llevar tan solo dos meses y medio (casi, aún no llega) en Oporto, ya echo de menos ciertas cosas. Lo que no quiere decir que cambiaría de vida, ¡ojo! Aquí va mi entrada más personal:

Mi familia:

Ay, ay, ay, ay… Soy la persona más cariñosa de mi familia, la que más mimos da y la que más mimos pide. Tras 18 años viviendo con mis padres y mi hermana en Oviedo y 3 viviendo con mi abuela y rodeada del resto de mi familia en Bilbao, todos ellos son, sin duda, lo que más echo de menos estando fuera. Que nos enviamos bromas por whatsapp y hacemos skype de vez en cuando, sí. Que como un abrazo o una mirada no hay nada, también. Por suerte, al menos mis padres y mi hermana ya han venido a visitarme. ¡Y me llevaron de mariscada! Si es que donde esté la familia…

IMG_20151030_172547  IMG_201506161_095056

Amigos:

Esto creo que es lo menos duro, puesto que ya llevo tiempo fuera de mi ciudad de origen, así que paso meses sin ver a mis amigos ovetenses y, por ejemplo, en verano, paso todo el mes sin ver a mis amigos vasquitos. Conocer a gente aquí es genial y te llena un montón pero, ¿qué pasa con las historias y las risas que sólo te puedes echar con tus amigos? Eso de quedar una tarde cualquiera a tomarse una sidra o un zurito, contarse mil historias o la vida en verso y saber que tus amigos son las personas que mejor te conocen en el mundo. Vale que de erasmus tienes muy buenos amigos, pero, oye, que a mi no me parece lo mismo…

11667422_10207233497426835_9002448893883607886_n   11088991_10205342951671981_5870952772938361101_o

Los Patos Salvajes:

Sin ellos sí que no me acostumbro a vivir. ¡Qué ganas de veros, queridos! Resumidamente, Los Patos Salvajes es una asociación asturiana de jóvenes especiales y estamos todo el tiempo haciendo actividades súper guays, como ir a la piscina, al cine, a un rocódromo a escalar, hacemos viajes, mercadillos de Navidad y muchísimas cosas más. ¿Quieres conocernos? :) Cada vez que llego a Oviedo es como si nunca me hubiese ido, pero se hace duro participar tan poco al vivir fuera, y todos los voluntarios que vivimos la experiencia del erasmus coincidimos en este punto.

11043306_869702809764123_873792840525266180_o

 

Ciudades: Oviedo y Bilbao

Esto me hace gracias, porque pensaba que no los iba a echar de menos. Bueno, que tampoco es un echar de menos nivel ¡necesito ir!, pero sí que hay pequeños detalles, o calles, o planes que sólo pasan ahí, que recuerdo y deseo que llegue ya navidad. Soy una persona que disfruta mucho viajando y estando fuera de casa, pero las raíces siempre están ahí. Yo, encima, siempre me he considerado de dos lugares, así que echo tanto de menos el beberme una sidra en Gascona (el llagar de la sidra en Oviedo) como beberme un zurito en Somera (en el Casco Viejo de Bilbao). O Celorio, o los paseos con amama por la ría de Bilbao, ir de compras por la calle Uría o de fiesta por Mazarredo. Y los acentos, ay, los acentos…

2013-06-13 20.08.01 1362832954437

Comidas:

Siempre diré que me encanta vivir sola y decidir qué como, qué no, a qué hora y de qué manera. Saltarme horarios, elegir las cantidades, experimentar… En mi caso, la pereza no puede conmigo y me gusta mucho cocinar, aunque no sepa 😛 Sin embargo, como en casa en ningún sitio y, oye, vivo con mi abuela, ¡imaginaos! Es la mejor cocinera del mundo y comparar eso con lo que me estoy cocinando yo, pues bueno… Ganas de las comidas familiares navideñas no me faltan.

 

A pesar de echar todas estas cosas de menos y recordarlas de vez en cuando, no son las cosas que más me preocupan y puedo vivir sin ellas un tiempo más :) Bastante corta es la experiencia, no vamos a desaprovecharla echando cosas de menos. Eso sí, la morriña, a baja escala, está permitida.

¿Qué es lo que más echáis de menos vosotros cuando estáis un tiempo fuera de casa?

¡Beijinhos!


Tengo visita. Qué responsabilidad!

0 comments

En cuanto recibí la noticia que había sido aceptado en el programa erasmus y que me habían dado plaza donde yo quería; me apresuré a compartir la noticia con toda mi gente. La respuesta era unánime: me alegro mucho por ti, además ya tenemos una nueva ciudad para conocer, espera mi visita.

 

Está claro que no todos los que te lo dicen van a cumplirlo, pero sabes que hay personas que no te van a fallar; por eso, de forma inconsciente cada lugar que conoces lo asocias con alguien y piensas: cuando venga, tenemos que venir aquí. Así poco a poco, vas haciendo un plan mental de las lugares de visita obligada para cuando te conviertas en anfitrión. He tratado de seguir el consejo de un amigo que decía: “aprende bien a moverte por la ciudad, conoce todos los rincones, esperaremos un par de meses para que te hagas con todo antes de ir a verte; aunque ya sabemos que los bares los conocerás todos en la primera semana”. Tengo que ser honesto, por más que lo he intentado me ha sido imposible porque Budapest es la ciudad con más bares por metro cuadrado que he conocido en mi vida.

Embarque

Así, después de dos meses y medio he recibido mi primera visita (se estaban haciendo de rogar). Desi y Carla han venido hasta Budapest para verme y para conocer la ciudad.

La primera es mi amiga desde niño, fuimos juntos al colegio y hasta ahora mantenemos una relación muy cercana. La segunda, amiga desde hace unos 6 años, pero como si nos conociésemos de toda la vida. Con ambas he tenido el gusto de viajar, varias veces además y compartir experiencias similares a las que hemos tenido esta semana; aunque ahora la cosa era distinta porque venían a la que ahora es “mi casa”.

 

Desde que llegaron, hemos visitado todos y cada uno de los monumentos más importantes, hemos comido en los sitios favoritos de los erasmus y hemos salido de fiesta como tales. En definitiva, he intentado hacerlas partícipe de esta vida tan dolorosa y aburrida que estamos padeciendo en Budapest. Ellas están encantadas y envidiando el no poder seguir aquí más tiempo.

Beso de bienvenidaSu visita me ha servido para alegrarme la semana de manera especial, para rememorar momentos pasados y para darme cuenta de que realmente conozco la ciudad mejor de lo que creía: lugares de interés, transporte, gastronomía, etc. De modo que hemos aprovechado bastante bien el tiempo y a decir verdad, me he quitado la “presión” que sentía por no ser un buen anfitrión.

 

 

Por otra parte, sin entender muy bien por qué, existía una especie de inseguridad acerca de cómo podrían valorar la ciudad. Algo que no tiene mucho sentido ya que no se trata de un hotel del que yo sea el gerente. Pero después del paso de los días, me han confirmado que las expectativas que tenían han sido superadas con creces. Y esto, es un denominador común entre la mayoría de las visitas que han tenido el resto de mis compañeros; las opiniones que más se repiten son: el mucho más bonita de lo que esperaba, me he gastado muy poco dinero y no me he privado de nada o  que hemos encontrado chollo de ciudad para vivir. Esto me hace reafirmarme en que tomé la decisión adecuada en su día y que no soy yo que miro a Budapest con muy buenos ojos, sino que de verdad es un sitio que merece la pena visitar y vivir.

 

Puente de la Libertad

A ellas les agradezco que organizasen una semana de sus vidas, para cruzar media Europa y venir a un sitio que a priori ni se habrían planteado. Y sé que ellas ahora me agradecen a mí, el haberlas hecho venir hasta aquí, porque realmente es un viaje que merece mucho la pena. Espero que tanto como para que se planteen volver.

 

A modo de conclusión solo me queda decir, que todos aquellos que me prometisteis visita me haríais muy feliz si cumplís con vuestra palabra, pero que sobre todo vais a ser vosotros lo que agradezcáis el venir a verme hasta tan lejos.

 

Aquí os espero.


¿10 euros? You’re a rich bitch, my friend!

0 comments

No os voy a engañar. El dinero en el ERASMUS vuela, desaparece, se desintegra. Llega el día 15 y ves que te quedan unos 50 euros para lo que queda de mes. ¡Heart attack! Nunca sabes en qué se te va, si en fiesta, en compras, en el día a día, pero siempre tienes menos de lo deseado. A pesar de esto, Oporto tiene una muy buena característica: es barato. Y eso, queridos amigos, es clave para poder vivir 15 días con 50 euros. Si tienes 10 euros, puedes hacer muuuuuuchas cosas, leed, leed.

Plato del día en el restaurante de debajo de casa: 3’5€

Pastel de nata en las cafeterías o mercados: entre 0’5 y 0’9€

Café con leche: entre 0,8 y 1€

Cervecita de fiesta: desde 0’5 hasta 2€ (nunca más)

Billete de autobús: 1’85€ (Adiós los 10€, así que mejor caminar ;))

Un desayuno con café y bollería: 1’5€

Sandes de pernil con queijo de Casa Guedes: 3’9€

Francesinha: entre 5 y 12€ (cuanto más sencillo el local, tipo chigre asturiano, más barato y muy rico)

 

Entonces, recapitulemos: Os despertáis en vuestro apartamento/hostal/loquesea de Oporto, y os vais a una confitería cercana (encontraréis una cada 100 metros) y os pedís un desayuno -galão con torradas, por ejemplo, ñam,ñam–> 1’5€. Pasáis la mañana paseando por la ciudad, de arriba para abajo, sin necesidad de coger un bus, cuánto mejor callejear. Igual os apetece tomar algo antes de comer, por ejemplo, un martini. ¡Error! Aquí no hay tradición de vermú, para ellos es como si fuese un orujo, te lo sirven en chupito y sin hielo… Y te cobran entre 2 y 4 euros por eso. Recordad, martini no. Pediros una caña por 1€ en la Praça dos Poveiros, por ejemplo. –> 1€ (Si os apetece estiraros y lleváis una moneda de un euro junto al billete de 10 en la cartera, si no, pues a sentarse a la ribera del Douro bajo el puente de Luis I a ver la vida pasar. Cuando os empiecen a sonar las tripas, os acercáis al restaurante de debajo de mi casa y os pedís un plato del día por 3’5€ -o buscáis algún otro del estilo, que seguro que buscando, buscando, aparecen a montones-. También es muy típico encontrar menús por 4’5 o 5€. Por la tarde, podéis acercaros a los jardines del Palacio de Cristal, que son gratis, sentaros por ahí a charlar y volver a ver la vida pasar; o podéis cruzar a Vila Nova de Gaia por la parte de arriba del puente -maravillosas vistas-, bajando por las callejuelas -cuestas mata espinillas-, y paseando por la Ribeira, viendo al otro lado todo lo que Oporto ofrece. Para cenar, un menú de francesinha con fino (la caña española) por 5€.

A falta de un billete de 10€, imaginación :P

A falta de un billete de 10€, imaginación :P

 

Conclusión: te has hecho un día de turisteo top por 10€. Y si no, pues siempre puedes cambiar y cenarte unos bocatas del súper y pagar 3€ para subir a la Torre de los Clérigos, por ejemplo. O comer de súper y cenarte la típica francesinha, y beberte una buena caña en Piolhos. Eso siempre dependerá de tus prioridades 😉

Lo que está claro es que Oporto no es una ciudad cara. Los supermercados son baratos, el día a día es barato, la fiesta también. Sigo preguntándome cómo es que a mí el dinero me desaparece tan rápido…

Siendo el dinero la razón que normalmente frena las ansias de viajar, ¿qué excusa me podéis poner ahora? ¡Vengan todos a disfrutar de Oporto! :)

 


10 euros en el norte de Italia

0 comments
En el norte de Italia lo que puedes hacer con 10 euros NO TE SIRVEN PARA NADA.
No te sirven para nada, a menos que sepas cómo utilizarlos y por dónde moverte, aunque esto se puede aplicar a cualquier ciudad turística y cara. Eso si, con 10 euros aquí no te da para 3 comidas para todo el día ni en broma. Si vas a lo barato te pueden dar para 2 como máximo y te puedes pedir dos pizzas con bebida incluida (o sin ella, depende de los precios). El único sitio céntrico que está barato más o menos es la “Pizza al Volo” de Campo Santa Margherita en el cual están muy ricas las pizzas y por 1 euro más, una lata de bebida refrescante. El problema del sitio es que no hay donde sentarse, pero como está en Campo Santa Margherita, hay bancos y sitios donde sentarse y disfrutar de la comida, mientras ves a gente paseando, yendo a la universidad o escuela, o simples turistas de acá para allá. Obviamente puedes optar por un menú kebab que te clavan 7 euritos, y tal, pero no vas a ir a Venecia para comer kebab, por dios! Jajajajaj. Luego con lo sobrante puedes buscarte alguna gelateria para comprarte un buen heladito para recuperar fuerzas de tanto andar de canal en canal, y así olvidar el olor a agua estancada (que solo se huele de vez en cuando, no siempre).
Y bueno, en el caso de Padova por ejemplo ya si que hay bastante más variedad, te puede dar para beberte algo con tus colegas en alguna de las plazas del centro de buen rollo. Y después una pizza, piadina o kebab, o cualquier cosa de comida rápida en el Mc’donalds que hay al lado de la estación de tren.
En el sentido de supermercado, con 10 euros puedes pillarte bastantes cosas en el Prix, un supermercado que suele poner por ejemplo ofertas a casi todo 0.88 céntimos. Siempre hay que estar atentos a las ofertas chicos, se ahorra muchisimo, creedme. Y ya esto no solo en ese supermercado, si no en todos; incluso los más caros ponen cosas en oferta bastante interesantes.
Como siempre, gracias a @sinmaletas por echar una mano en todo esto y hacerlo posible, os aconsejo visitar la página (y más si eres erasmus o vas a serlo)

¡A comer!

1 comment

Qué rica la comida de mamá! De la abuela! Verdad? Pero ellas no están aquí, así que tenemos que buscarnos la vida. Os voy a contar cómo sobreviven la mayoría de erasmus y después también como lo hago yo.

La dieta del 80% de los erasmus se reduce básicamente a pasta, pizza y Mc Donalds (y derivados). Cuando digo la dieta es porque hay muchos que comen pasta cada día en cada comida y no solamente los italianos que ya son caso aparte. Por mencionar una anécdota, el compañero de un amigo, a principios de semana hace un kilo de pasta, la reparte en varios tuppers y con la ayuda del microondas tira toda la semana y no es ninguna exageración.

Lo de la pizza es medianamente razonable, ya que en cada esquina te encuentras una pizzería donde puedes encontrar un trozo de pizza grande por 80 céntimos y además están buenas, por lo tanto muchos prefieren bajar a comprar un par de trozos antes de ni siquiera pasar por la cocina. Hay algunos más atrevidos que se la juegan, bajan al supermercado, la compran congelada y tienen el valor de usar el horno para cocinarla.

9885834-collage-de-productos-diferentes-de-comida-ra-pida

 

El tema de las grandes franquicias es el negocio del siglo, Mc Donalds, KFC, etc, bien podrían subsistir con el dinero que se dejan los erasmus. Entre los almuerzos, cenas y el hambre de la vuelta a casa después de la fiesta, de todos los erasmus, estos establecimientos no caerán nunca en la quiebra.

Y por supuesto, en lo más alto de la cadena alimenticia de este 80% están los “noodles”. Esos fideos asiáticos, a los que sólo tienes que poner agua caliente y esperar dos minutos. Los cuales te comes en su propio recipiente por lo que te ahorras de limpiar un plato. Los noodles, son para muchos jóvenes estudiantes el mejor invento de los últimos años.

Ahora bien, tenemos ese otro 20% que se lo curra un poco más. Intentan cocinar aunque no lo hayan hecho nunca, utilizan tutoriales de Youtube para hacer una tortilla o incluso hacen skype con sus madres para que supervisen cada paso de la receta, o también aquellos cocinillas que les supone un entretenimiento y el momento más relajante del día.

Yo soy de estos últimos, me encanta cocinar, hace mucho que lo hago y se me da medianamente bien. Por eso aquí me he convertido en lo que podríamos llamar un figura “paterna”: cocino para mí, para mis compañeros de piso (los cuales incluso están haciendo un libro de recetas con lo que les enseño) y para mis amigos. No hay nada que me produzca mayor satisfacción que cocinar para un grupo de personas y poder pasar una cena o almuerzo con unas cervezas, vino y conversación.

 

IMG_9138 IMG_9136

Lo que más he cocinado ha sido tortilla (a petición popular), croquetas, albóndigas, pollo al horno de 1000 formas, sopa, incluso me he atrevido con el sushi. Una mención aparte merece el salmorejo, algo muy común en Andalucía, pero que a mis compañeros (no españoles) les vuelve locos, de ahí que el día que se estropeó la batidora fue el día más triste en Dob Utca 72; suerte que ya tenemos una nueva.

 

IMG_9139 IMG_9140

Tengo que reconocer, que he podido cocinar mucho más gracias a que en el paquete que me trajo SinMaletas donde puse muchas cosas que aquí me sería imposible encontrar. Y tengo que reconocer también que son muchos los días en los que formo parte de ese 80%, porque una vez al año no hace daño, o quien dice eso dice un par de veces en semana.

IMG_9137

A todos mis compañeros erasmus, estén donde estén, les animo a que lo intenten, no tengáis miedo intentar cocinar y pensad que si alguna vez una tortilla se convierte en un gran revuelto, eso nos ha pasado a todos ;).

PD: en nada me pongo con la comida húngara y os lo haré saber.


« Previous Entries Next Entries »